Inicio Libros Textos Cívika Contacto

CIVIKA
derechos ciudadanos

 
 

 

EL DESEO UNÁNIME: “NO+AFP” y “PLEBISCITO YA”
Antonio García V. 05.08.2016

 

La Gran Marcha “No mas AFP” demostró que los políticos tienen secuestrada la democracia.

La reacción de las autoridades evidenció que las leyes, las instituciones y la casta política conforman una Corteza Política que impide que los deseos de la ciudadanía se transformen en realidad.

Qué distinta habrían sido la reacción del gobierno y parlamentarios si ese domingo los ciudadanos hubieran encontrado mesas donde firmar un llamado a plebiscito para poner fin inmediato a las AFP.

"Siempre debemos escuchar a los ciudadanos y ciudadanas, especialmente cuando se expresan de manera pacífica y organizada" afirmó la Presidenta Michelle Bachelet, al día siguiente de la Gran Marcha contra las AFP, “que solo en la región Metropolitana reunió a más de 100 mil personas”.

Su tarea, Presidenta, no es “escucharlos especialmente si no devuelven con violencia” la violencia que contra ellos se ejerce a diario a través del Transantiago, los sueldos miserables, Isapres,  AFPs, educación, salud y servicios públicos.

Su tarea, Presidenta, es hacer la voluntad del país. Es romper y no remachar (al decir de Neruda) “los grillos de la esclavitud de la patria”.
 
El ministro Díaz agregó “nosotros vamos a iniciar la ruta. Probablemente tendremos todavía un largo trecho para arribar a una conclusión importante".

Lo expuesto por la Presidenta y por el “voz cero” demuestran que la clase política siente que todavía  puede seguir especulando y dilatando las cosas para mantener las prebendas de sus mandantes y, eventualmente, para exigir un aumento del chorreo que les corresponde, visto que ahora hacen un esfuerzo mayor de contención del deseo ciudadano.

Los grandes empresarios, por su parte, comprenden la gravedad de la situación al extremo que ahora se manifiestan a favor del aporte previsional tripartito. Ellos abren la billetera solo cuando su cuello está en juego. Su disposición a empezar, después de treinta años, a hacer aportes para las pensiones evidencia que los grandes empresarios perciben la grave determinación política de la ciudadanía, percepción que no parecen tener los políticos y funcionarios a quienes pagan justamente para eso.

Si para algo han servido los cabildos desarrollados dentro del fraudulento proceso de formulación de una nueva Constitución es para demostrar que el 98.6% de los ciudadanos queremos plebiscito. Lo hemos expresado en forma tan clara, unánime y contundente, como cuando hemos dicho “No+AFP”.

“NoMasAFP” exige necesariamente “PlebiscitoYa”.

La nación debe levantarse (o parar) para exigir que se le devuelva su derecho a ejercer la soberanía, a pronunciarse irrevocablemente mediante plebiscito, a exigir que se haga lo que ella desea, a imponer leyes y a derogar las leyes espurias o contaminadas con indicaciones que las castran o pervierten.

Mientras no haya plebiscito, los Girardi, Lagos y Zaldívar, los Espina y los Correa mantendrán a fuego lento el cocinar interminable de las leyes que sus patrones han proscrito antes de nacer, porque si hay algún experto en abortos es el Congreso de la nación, ese Congreso que tan cínicamente “vacila sin alma por la hierba” ante el aborto que clama la mujer desgarrada.

La próxima “Gran Marcha” debe ser, entonces, por “Plebiscito para terminar con las AFP”.

Poner fin al saqueo de las AFP, las Isapres y la Ley de Pesca no puede quedar en manos del gobierno ni de sus comparsas del legislativo, porque nunca lo harán: debe ser sancionado por la nación mediante plebiscito de efecto inmediato. Eso es democracia. Cualquier otro camino que intenten quienes se arrogan la condición de representantes de la voluntad popular, es un burla criminal.


Antonio García Varela

Escribidor

Antonio García V.
Ex candidato a alcalde de Valparaíso, ciudad cicatriz

Publicado en Quinto Poder